revolucion musical talentalo

Imagen cedida por twicepice

¿Qué la industria de la música ha quedado desfasada de la actual realidad digital?

Es una pregunta de fácil respuesta, efectivamente. Yes.

Las redes sociales han ido ganando terreno a las grandes productoras musicales,  además de a otros muchos campos. De manera vertiginosa ha cambiado  la forma en la que consumimos música. Esto engloba, desde la infinita posibilidad de investigación de nuevos y trepidantes ritmos, en un amplio marco en el que se le ha devuelto el poder a los creativos, hasta el conocimiento y el consumo de aquello que realmente me gusta, dejando atrás modelos tradicionales de éxito.

Ahora yo decido quien triunfa, para bien y para mal.

Porque hay otras maneras de hacer las cosas, y mejores también.

Folcksonomía, dícese de la indexación social, es decir, la clasificación colaborativa y comunitaria. En ella, el usuario o (Pro)sumidor pasa a ser participante activo del proceso de selección ¿Qué es bueno y qué no? Yo controlo, yo decido, yo voto, yo propago.

Es hora de coger todo el potencial de la Red 2.0 y llevar por bandera su lema IDEAS WORTH SPREADING o lo que es lo mismo, ideas, música y creación se hacen más valiosas en la difusión.

Plataformas como www.looplay.com ayudan a músicos independientes a promocionarse usando las bases del marketing online. Ellos no tienen recursos pero sí un gran potencial desconocido.  Ayudan en la socialización con fans y otros músicos,  apoyando a la creación de tendencias, sin intermediarios, rompiendo fronteras,  y lo que es más importante, inmersos en una nueva forma de entender los derechos de propiedad intelectual.

De manera que… este dibujo ilustrativo no necesita explicación.

 

 

La tecnología actual permite además, que podamos consumir  el producto musical 100% hand-made, pues se reducen considerablemente los costes de producción con la tecnología doméstica, la autoedición y aurograbación, pero… ¡Atención a la difusión y la distribución!

Cuanta más información y contenido artístico y musical está disponible en la Red, mas posibilidad de difusión y exposición, y más compradores potenciales hay.

Ejemplos de popularidad son el archi conocido Justin Bieber, un producto dirigido a las masas, pero que en sus inicios se hizo conocido gracias a que su madre colgó un video en Youtube. O aquí en nuestro país, Pablo Alborán, que comenzó a darse a conocer cantando sus propias canciones en el sofá de su casa.

En otra escala, tenemos el ejemplo de Alex Serra, que aprovecha todos los recursos que la tecnología le ofrece, y tiene numerosos seguidores en redes sociales. O el grupo catalán Els Amics de les Arts, que fueron muy activos en la autopromoción a partir de su blog y por la cercanía de los miembros de su grupo.

Todos ellos son la prueba del impacto del nuevo internet en la música. El boca-oreja de nuestra era.

Todo esto junto con la calidad en discos y conciertos, avalan un ascenso meteórico.

Tagged with →  
  • http://www.aitorcontreras.com AitorContreras

    Alba, genial el post. El (pro)sumidor como filtro, y por qué es por eso que tiene muchísimo sentido que haya cada vez menos “middleman” en esta industria. Genial post. Mi más sincera enhorabuena.

    • Oscar Martin

      Gracias de mi parte también a Alba por el estupendo artículo y a ti por aportar conocimiento Aitor!

  • http://talentalo.com/ Taléntalo

    Gran artículo Alba!