Como ya sabéis participé en el Sevilla Startup Weekend dentro de la Global Startup Battle de 2013, un evento donde se potencian startups basadas en ideas de los participantes, formando los equipos entre ellos mismos y con proyectos con base tecnológica.

Esa última coletilla, “base tecnológica”, es un muro que estoy seguro que echó para atrás a mucha gente, tanto personas con trabajos o cargos “vintage” como a desempleados que no se sentían formados o preparados para ello.

Nada más lejos de la realidad.

Para todas aquellas personas que les pasara ese pesamiento por la cabeza les quiero contar el caso de Daniel en el pasado Sevilla Startup Weekend, con quien pasé muchas horas juntos.

Daniel se enteró de la celebración del #SWSevilla poco tiempo antes del día fijado, recientemente se había quedado desempleado y buscaba alternativas para su futuro laboral.

Durante 17 años había estado trabajando en una empresa que recurría multas de circulación pero por H o por B la cosa se desvió de su rumbo y la misma acabó por desaparecer.

Él es un profesional consagrado y experto en ese tipo de giros jurídicos en los que se pelea con la administración con una multa de por medio, pero no tenía tanta experiencia en proyectos tecnológicos o con una mezcla entre tecnología, internet y el mundo offline.

Ésto, que podría ser un handicap para otros, no hizo más que animarle a ir al evento y pasar además un fin de semana con toda la familia en Sevilla visitando a otros parientes (Su familia, puesto que el luchó durante 54 horas en el fin de semana con nosotros XD ).

Me contaba como acudió con algo de respeto al evento pensando “vamos a ver que me encuentro” con algo de incertidumbre y no sin algo de respeto.

Muchas ideas de todo tipo se expusieron esa tarde pero cuando me subí a exponer mi idea Recurrela y escuchó el cómo pensaba desarrollarla su mente se iluminó:

– ¡Increible! ¡Pero si es lo que he estado haciendo muchísimos años planteado de otra manera!

Cuando me bajé a buscar votos y colaboradores Daniel fue uno de los primeros en acercarse para mostrar su entusiasmo por mi idea y por colaborar conmigo. A los 2 minutos de hablar con él certifiqué que era todo un experto y ya lo tenía fichado.

Lo que pasó luego fueron 54 horas de puro éxtasis en los que un equipo formado por desarrolladores, marketeros y finanzas trabajaba junto para conseguir un mismo objetivo.

¿Qué hicieron mientras tanto el resto de personas que leyeron “base tecnológica” y se quedaron en casa?

Pues probablemente algo cotidiano y que podrían haber hecho cualquier día de la semana, pero no vivieron la experiencia que tuvimos alli, donde partiendo de una idea se desarrollaron ideas de negocio, se formaron equipos competitivos y, probablemente, se plantaron decenas de semillas que germinarán en algún momento, sea en el proyecto presentado aquel fin de semana o en otro momento.

Daniel cumplió aquello de la búsqueda activa de empleo, dejó sus miedos a un lado y creó su propio camino, “No buscó trabajo” se lo fabricó él mismo.

Trabajó muy duro, aprendió sobre las posibilidades que le ofrecen la tecnología y las vías de comunicación online con el cliente y, sin duda, ayudó a mejorar el proyecto que finalmente quedó tercero en el evento.

Hoy está con Recurrela, mañana quien sabe, pero seguro que con esa actitud que demostró yendo al evento no le faltarán oportunidades de empleo.

Felicidades Daniel.

Tagged with →