vender regalar musica

Imagen cedida por boetter

Ésta pregunta es una cuestión que cualquier músico se ha planteado en algún punto de su estrategia de marketing musical, siendo éste un tema crucial en el devenir de su futuro éxito.

El músico 2.0 se ha decantado en los últimos años por no vender su música y distribuirla bajo licencias Creative Commons mientras que los artistas más consolidados están decididos y obligados a seguir con un modelo en el que vender su música es uno de los pilares principales para ganar dinero, lo que se convierte a la vez en la solución y en el problema.

Los puntos fuertes de la estrategia del músico 2.0 son:

 

  • Su flujo de beneficios no depende de la mayor o menor venta de música.
  • La fuente de ingresos se divide entre conciertos y merchandising.
  • Su obra es conocida por mucho público y esa transparencia puede ser utilizada como una semilla para futuras ventas en un modelo Fremium.
  • Sus temas pueden ser utilizados por otros artistas, tanto de manera comercial como tan sólo a nivel particular o para realizar distintas versiones, por lo que la obra puede ser mejorada y aprovecharse de ello también.
  • Su música puede ser utilizada en cualquier comercio o evento de manera gratuita, lo que le vale de promoción musical y de competencia frente a otros artistas con un modelo más cerrado.

 

Sin embargo éste uso de las licencias tiene el handicap principal de la ausencia de ingresos por vía de derechos de autor, exceptuando los contratos particulares que un artista pudiera hacer con otros para la explotación de esos derechos de autor.

Por otro lado tenemos el modelo del músico convencional que normalmente depende de una entidad de gestión como la SGAE para explotar sus derechos de autor y vender su música siendo sus puntos fuertes:

 

  • Explotación de sus derechos de autor y por lo tanto regalías por ello.
  • Defensa jurídica.
  • Inspectores que vigilan el buen uso de tus derechos de autor.

 

Después tenemos la realidad, en la que el reparto es injusto y no se cobra lo que realmente la obra ha sido explotada, donde existe una cúpula beneficiada de los derechos de autor de todos los socios de la entidad de gestión, poca transparencia en el método de reparto y el miedo de los comercios a usar la obra por posibles cobros de la tasa pertinente.

Además se une un tercer actor a la historia, si el artista está sujeto a algún contrato con alguna discográfica, donde los derechos sobre su propia obra se suelen reducir y el reparto de los mismos se pierde en multitud de intermediarios.

¿Qué modelo es mejor o menos malo?

Está claro que el contexto es un punto a tener en cuenta en la estrategia de marketing musical a la hora de elegir un modelo de explotación de derechos de autor o la libre circulación con creative commons.

Un músico menos conocido tenderá a una distribución libre de su obra y otro más consolidado a la explotación de su obra, pero tendríamos que plantearnos otro tema,

¿ Pesa en la balanza más lo que ganas en derechos de autor que lo que podrías ganar por otras vías distribuyendo libre tu música?

¿Es hora de la aparición de otro tipo de licencias intermedias entre la que defiende la SGAE y el beneficio cero distribuyendo la música en Creative Commons?

¿Es posible inventar un sistema en el que realmente se beneficie el músico equitativa y proporcionalmente por la ejecución de su obra?

¿Cómo distribuyes tu obra? Cuéntanos tu experiencia.

Tagged with →  
  • http://aitorcontreras.posterous.com AitorContreras

    Óscar, no se me había ocurrido, ¿algo intermedio? Sería genial. Algo, además, que pudiera ajustarse para esas bandas “intermedias”; para la “segunda división”, que juega en ámbito nacional pero que los gastos de moverse así son muy grandes. Genial post, lo comparto ya mismo. 

    • OscarSVQ

      Sería la mejor opción además de más justa, dentro de poco también haré una aplicación de como creo que debería ser la solución, un abrazo y gracias!

  • OscarSVQ

    Gran exposición José Ignacio, pero, ¿Qué opinas de los patrocinios de marcas como ocurre con el plan B de Carlos Jean? ¿ No lo ves como buena alternativa a la financiación de una discográfica? ¿O qué una empresa de management te lleve llevándose dividendos proporcionales del artista?

    • OscarSVQ

      Por supuesto no hablo de todos los artistas del globo, pero si es verdad que tampoco todos los patrocinadores tienen que ser CocalCola o Ballantines, hay otros más modestos para grupos más modestos, al igual que tenemos financiaciones de masas de manera mucho más dinámica de lo que pudiera existir antes.

      La posición de las grandes discográficas debe cambiar porque el modelo de negocio se les has quedado atrás y la explotación de los derechos de sus artistas antes era normal y ahora es abusiva, porque el paradigma cambia, y si no pues todo tenderá a quedar en una sola discográfica global como último bastión y ha modelos de negocio distinto a modo de artistas independientes llevados con un modelo de negocio como una empresa en si mismas.

      Shakira podría ser perfectamente Shakira S.L. ahora mismo por ejemplo y ahora mismo para dar el salto hace falta esa discográfica pero mi apuesta es que los tiros irán por otro lado.

      Es el momento de que las más pequeñas aprovechen ésta circunstancia.

      • OscarSVQ

        Mi intención no era la de hablar mal de la SGAE de la que creo que el fondo es bueno pero las formas son pésimas, su poca transparencia y su reparto injusto así lo dicen, además de que si yo como socio de la SGAE quiero distribuir MI música libre hay que formar un lío de tres pares, puesto que no les interesa la libre distribución.

        Yo, como tu mismo, he visto contratros de artistas con discográficas que eran leoninos teniendo que ceder los derechos a la misma y valiéndose de esa “posición de priviligeio” que tienen para engañar a tantos y tantos artistas amateur y que est´na comenzando que se ven después con contratos que son esposas en realidad.

        Y por supuesto que Leiva no haría un anuncio de muebles Rey, porque la marca debe acercarse a iconos que reflejen el branding de su marca, como ocurre a nivel más cercano hace unos días con el patrocinio de la gira por parte de Jamones Badía con Cantores de Hispalis, son dos marcas tradicionales que se unen, y seguramente no verías a Aerosmith con ellos porque no entran en su perfil, sumado a que cantores no van a hacer ningún anuncio de Jamones Badía, por supuesto.

        Tenemos otros casos como colacao con Bisbal o Red Bull con un sin fin de Dj´s, solo creo que hay que encontrar el camino en ese sentido.

        ¿La venta de un disco digital a 15 euros por parte de EMI también es un acto ético?

        • OscarSVQ

          Como fan entiendo que no te llame la atención lo de Bisbal y CocaCola pero supongo que habrán hecho un estudio y decidido que a su target en general, como público más joven, les agradaría la unión Bisbal y ColaCao, además del concurso de coros que creo que fue bastante bien.

          Personalmente también hay ciertos patrocinios de Red Bull, por ejemplo, que tampoco me llama la atención, pero supongo que son cuestiones de gusto.

          Respecto al precio, 15 € no caro para edición digital por el trabajo que tienen detras.

          ¿Qué trabajo tiene un juego tan genial como Angry Birds que es vendido desde 0´70 centimos a 2,60 ? Incluso con versioens de prueba. ¿No es increible?

          • OscarSVQ

            Es que creo que eres drástico diciendo lo del pack de 6, etc, no hay porque frivolizarlo tanto, porque estés patrocinado no es sinónimo de mercantilismo barato.

            Seguro que existen muchas fórmulas interesantes para los dos bandos. El tiempo nos dará o quitará la razón pero desde mi punto de vista tiene que haber un cambio de mentalidad desde las discográficas hasta las entidades de gestión.

            Respecto a los del precio del CD comparado con el exitoso Angry Bird creo que estarás conmigo en lo elaborado de los dos productos y la diferencia de precios entre uno y otros.

          • OscarSVQ

            José Ignacio para nada estoy en contra de las discográficas, sólo pienso que el modelo en el que tienen que sostenerse es insostenible valga la redundancia, y deben comenzar a pensar que quizás “la batalla” de las libre circulación de la música está perdida hoy en día y que la única forma de anteponerse a la total derrota es a un ajuste brutal de precios y a una distribución más encarada al streaming que a la venta física, ésto último para los más fans.

            Ahora mismo el patrocinio podemos verlo como algo frío y sin alma pero seguro que se puede buscar la fórmula para que ésto no sea así y tener a todo el mundo contento.

            Yo también soy un enamorado de lo clásico pero por suerte o desgracia ese momento ha pasado a la historia y hay que subirse al carro o los que se queden no volverán, como los que no se adaptaron a la radio, la televisión, al CD o a Internet.